Subscribe:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mostrando entradas con la etiqueta coches escala. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta coches escala. Mostrar todas las entradas

lunes, 12 de marzo de 2018

Coches teledirigidos escala gasolina


Coches teledirigidos escala gasolina

Todos fuimos niños algunas vez que deseamos tener un vehículo como el real en escala para presumirlo y jugarlo con nuestros amigos, seguramente jugaron la famosa carreterita con cochecitos. Hoy para todos aquellos que han añorado en tener un carro de lujo de millones de dólares ya es posible tener uno de ellos pero en escala, les aseguro que la adrenalina y gusto es el mismo, además que lo podrán obtener en la versión de coches de gasolina en la tienda locosdelradiocontrol. Encontrarás también modelos pasados que nos hacen rememorar aquellas épocas pasadas de los primero coche de carreras pero con la precisión de estos años, con tal realismo que los hace una creación única en su clase. Uno de los modelos más gustados y comprados es el Porsche en su versión de coches de gasolina teledirigidos, es una replica fabricada en fibra de vidrio con todo el detalle del original. Llantas a escala como de las que usamos en carretera, asientos de piel confortable, un tablero que los envidiaría cualquier otro auto y una velocidad muy aceptable para el tamaño de este.

La manufactura de estos coches es artesanal, por eso bien dicen que de la vista nace el amor y estos vehículos de radio control lo demuestran, enamoran a través del sentido del tacto y al verlos, usan los mejores materiales con gran finura en sus acabados, así como del oído por aquello del sonido de sus complejos y pequeños motores de gasolina. Estos detalles se trabajan como ya se menciono de manera artesanal, usando maquinaria y de forma manual en aquellos espacios donde la máquina no entra. Podríamos decir que es arte con las manos, para que el usuario final este contento con lo que compra. Demostrando así que un diseño automotriz no necesariamente tiene que ser un adorno inútil.